¿Por qué hay que correr una maratón fuera de España?

Este articulo me lo publicaron en el número de octubre de 2010 de la revista corricolari. Lo pongo aquí por si alguien no ha tenido la oportunidad de leerlo y le parece interesante.

“Para dar una respuesta acertada nos tendríamos que basar en la pura lógica. Nosotros somos corredores, correr significa desplazarse. Por lo tanto los corredores tendemos al nomadismo y eso quiere decir que nos gusta viajar. Por supuesto que a los corredores nos gusta participar en nuestra maratón más próxima, pero enseguida queremos ver más y empezamos a ensanchar nuestras fronteras y correr en maratones más lejanas pero nacionales. De ahí rápidamente damos el salto al extranjero. Además esos comentarios hechos por los amigos en los entrenos y maratones de que fulanita corrió en la maratón de Berlín o Nueva York nos llenan la cabeza de sueños e ilusiones que queremos llevar a la práctica.

Además el que sale fuera casi siempre repite. Los hay que vuelven a la misma maratón una y otra vez y los hay que buscan otras. Yo, mismamente, me defino como un coleccionista de maratones. Me encanta conocer maratones nuevas, aunque tampoco le hago ascos a correr en alguna en la que estuve.
Dicen que se empieza a correr una maratón en el mismo momento en que decides que vas a participar. Si es una maratón en el extranjero esto se amplifica notablemente. El miedo a lo desconocido, al idioma, a las extrañas costumbres hace que tengas que ponerle más ganas que en una maratón nacional. Además de entrenar como siempre para poder hacer un buen papel tienes que echar un extra de planificación adicional. La verdad es que los tiempos han cambiado una barbaridad. Ahora INTERNET te facilita todo. Aún recuerdo las llamadas telefónicas, los faxes, el correo ordinario a que estábamos sometidos hace unos años para poder inscribirte o acreditar una marca para poder correr. Ahora todo eso lo tienes a golpe de clik. Ya no es excusa no apuntarte a una maratón, casi el 99% tienen inscripción on-line. Las reservas de billetes, hoteles, etc no te producen grandes complicaciones. Incluso puedes contratar un taxi que esté esperando en el aeropuerto. Es más las grandes maratones disponen de todos estos servicios.

De repente viajar para correr o correr para viajar abre un mundo totalmente nuevo que suele encantar al corredor. Es una gran experiencia llegar a una ciudad nueva, pedir un mapa en el hotel y buscarte la vida para poder llegar a la feria del corredor. Aunque los más organizados ya lo han hecho en casa con el GOOGLE MAPS. Hay para todos los gustos. Además los corredores nos reconocemos, la cara afilada, las zapatillas, quizá la camiseta de alguna carrera, hacen que enseguida preguntemos y con total seguridad, aunque los idiomas sean bien distintos se establece una comunicación que te lleva a donde quieras.

Por otro lado hay un amplio abanico de agencias especializadas que todo esto te lo simplifican al máximo para los que no quieren complicarse la vida, van a ir solos o no han podido planificar con tiempo. Te resuelven todos los problemas y además lo haces en compañía de otros como tú. Se hacen grandes amigos.
¿Qué maratón sería la mejor para empezar? Si te quieres deslumbrar corre la maratón de Nueva York, meca de cualquier maratoniano a la que hay que ir al menos una vez en la vida. Hay otras grandes y más cercanas: Berlín, Londres, Boston, Chicago, París, Roma… Todas las capitales tienen su maratón, pero también ciudades más pequeñas e incluso pueblecitos. Las capitales bálticas tienen maratones perfectamente organizados. Puede elegir destinos más exóticos, cercanos como Marrakech o más lejanos como la maratón del Mar Muerto en Jordania. Todas tienen su encanto.

Además, aparte de correr, te da tiempo a conocer bellos lugares. Puedes hacerlo antes o después de correr, según te cuadre. Si vas, por ejemplo, a la de Buenos Aires y dispones de unos días puedes bajar a la Patagonia y andar por encima del glaciar Perito Moreno o subir a disfrutar con las cataratas de Iguazú. Si vas a la de Santiago de Chile visitar el desierto de Atacama o subir a 4.000 metros en los Andes para alucinar con los geiseres del Tatio. Si vas a la de… Vayas donde vayas disfrutarás como no te imaginas.

Soy un enamorado de la maratón y espero seguir así mientras pueda seguir corriendo. Como decía un buen amigo, seguiré haciendo maratones mientras siga teniendo margen para empeorar.”

Esta entrada fue publicada en Elucubraciones. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Por qué hay que correr una maratón fuera de España?

  1. Acabo de volver el lunes de Dublín, mi primera maratón internacional, y sé que el año que viene repetiré otra. La combinación de turismo y running es una excelente combinación. Como corredor y como persona se te abren los ojos a otras experiencias.

  2. Búfal dijo:

    Javi, lo has bordao. Y es que es un mundo estupendo y muy especial. Yo este año quisiera ir a Roma o a París pero aún no puedo precipitarme por el trabajo. El otro día estuve en la de Palma y pienso estar en Castellón, que pinta muy bién.
    Salut!

  3. Miguel dijo:

    Buenas Javi,
    Solo entré para felicitarte por tu web, soy aspirante a Atleta Popular 😉 … empecé a engancharme (por quinta vez) hace 9 meses y ahora parece que arranco bien y puede ser la definitiva. El año que viene lo afronto con ilusión por lograr alguna media (decente = <1,50') y al próximo atacar la distancia Mítica, quizás aquí en Badajoz mi ciudad Natal.
    Te sigo por RSS y no me importaría seguirte por face! si quieres nos vemos.
    Saludos.
    "Miguel Sánchez-Moreno"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s