Envejecer corriendo

El tiempo no pasa en balde y poco a poco nos vamos haciendo viejos. Los corredores tenemos la ventaja de que aparentemente parecemos más jóvenes que las personas de nuestra edad. Esto se debe a que nuestro cuerpo está más lozano que el de los sedentarios. Pero no es esto de lo que quiero hablar, que me voy del tema, es de cómo envejecemos los corredores.

Sufrimos una serie de cambios fisiológicos y degenerativos en nuestro físico y nos hacemos más poderosos mentalmente debido a la experiencia adquirida. Quién de nosotros no  ha dicho alguna vez si yo con la experiencia de ahora tuviera 25 años  menos otro gallo me cantaría. Pues bien, en esto estriba mi teoría: en aceptarnos como somos, en no creernos que podemos con lo que no podemos y hacer lo que hacíamos hace tiempo.

A medida que pasan los años nos cuesta mucho más trabajo llegar a las mismas metas que antes y, pensándolo fríamente, eso no merece la pena, el desgaste producido hace que la energía empleada antes y la que tenemos que emplear ahora se duplique o triplique.

Tenemos que tener más cabeza a la hora de entrenar y ser muy selectivos a la hora de competir. Los entrenamientos han de ser mucho más suaves y tenemos que mimarnos un poco más. Cuando se sale en grupo  no entrar al trapo en cualquier pique, saber atemperar, no quiere decir esto que alguna vez no demos una alegría al cuerpo, pero con cautela. Yo me resiento más cuando voy muy rápido que cuando hago más kilómetros a ritmos llevaderos. Si se hacen series o cambios, id con cuidado, nuestras viejas lesiones están agazapadas y dispuestas a salir en cualquier momento y machacarnos.

Uno de los consejos que yo suelo dar a los corredores veteranos es que vayan un par de días a la semana al gimnasio. Fortalecer tanto la musculatura de las piernas como la del tronco y brazos hace que prevengamos más las lesiones. Esto no pasa cuando se es joven. Lo mismo diría del practicar habitualmente estiramientos, antes o después, siempre de una manera moderada. Aunque ahora hayan salido nuevas teorías fisiológicas de que estirar no es bueno. Eso no es para “viejos”.

Pero no todo es malo, compañeros. Hay una cosa que juega a nuestro favor y que los jóvenes no cuentan con ella, como ya decía anteriormente: la experiencia. Utilizándola correctamente podemos suplir lo que por otro lado vamos perdiendo. Sabemos lo que nos va y no nos va bien de numerosas ocasiones, hagamos caso a esa sabiduría adquirida con los años. Yo, por ejemplo, decidí ya solamente correr maratones. Las otras carreras me suponían un esfuerzo innecesario, no acababa a gusto y encima me lesionaba por ir a ritmos demasiado altos o por hacer demasiados km para mis maltrechas piernas. Ahora corro unas cuantas maratones al año sin forzar en exceso y me siento estupendo. Cada uno debe elegir lo que mejor le va. Tampoco es bueno hacer lo que hace el prójimo, puede que a ti eso precisamente te siente como un tiro. Haz caso a tu cabeza. Es preferible mil veces salir al parque o al camino a hacer un entreno suave que irte a machacar porque te sientas obligado. Eso sí, es imprescindible ir siempre con una sonrisa en los labios, disfrutando de la carrera, de la naturaleza y de los amigos que querer hacer lo que no puedes ya hacer.

He leído bastantes comentarios de corredores entrados en años sobre la última maratón de Madrid. Se lamentan profundamente de que les ha salido mal, que han planteado mal la estrategia, que hacía mucho calor. ¡No! El mero hecho de ponerse en la salida de una maratón y terminarla da una fortaleza mental que no tienen los demás. Sintámonos dichosos de poder seguir haciéndolo.

Veterano, sal a correr dos, tres, todos los días de la semana. Pero sé feliz con ello y que no suponga una carga para ti.

 

Esta entrada fue publicada en Sugerencias y consejos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Envejecer corriendo

  1. Roger dijo:

    Me ha gustado mucho la entrada,….y estoy contigo al 100% con eso de "pero se feliz"….el día que esto no sea divertido dejaré de correr,……eres un ejemplo para los "novatos"…ojalá pudiera acabar como tú…..coleccionando maratones…..Gracias por compartir tu experiencia

  2. José Manuel dijo:

    Sabias palabras Javi…

  3. Francisco Luis dijo:

    Muy buenos consejos Javi, que sin dudarlo seguiré. En disfrutar está la cuestión. Un abrazo

  4. Santi Palillo dijo:

    100 % de acuerdo con todo lo que dices; yo incluso me he retirado de los maratones hasta que de otra vez la ventolera, porque hay algunos que me apetece mucho hacerlos (o la mitad).

    Enhorabuena Javi, buena filosofía que aplicas perfectamente.

  5. Jaime N@v dijo:

    Me gusta, y estoy totalmente de acuerdo… joeeerrr!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s