Maratón de Praga

Pues ya estamos de vuelta. Otra vez he vivido en mis carnes la fiesta de la maratón y con ésta van 29. Las del extranjero son evidentemente algo más por aquello del viaje turístico añadido.
Empezaré por el principio de los tiempos. El viaje no tuvo especiales incidencias aunque nos cancelaron nuestro vuelo y tuvimos que tomar otra vía Frankfurt. Llegamos al aeropuerto y cogimos un taxi-furgoneta que nos llevó al hotel. Salimos a cenar y ahí empezó otro maratón: el de la cerveza. Hemos bebido de todas y en abundancia. La verdad es que estaban relativamente baratas (125-300 pelas; 0,5 litros). En el ranking la que más me gustó fue la Urqell. Salíamos (y no exagero) a más de 2,5 litros diarios. La verdad es que nos hemos hidratado bien y sin una mala resaca.
Al día siguiente hicimos “el turista” visitando todos lo que pudimos de esta encantadora ciudad que nos ha recibido con los brazos abiertos.
Ya el sábado fuimos a la feria del corredor como estaba acordado y estuvimos con Scop, Santi de Bilbao, Fernando y sus familias. No logramos ver a javierAF pues se equivocó de hora. La feria no era grande y sólo nos dieron una camiseta. Los precios de las prendas deportivas eran como en España o incluso más caros.
Y llega el día de la gran cita. Nos levantamos temprano y fuimos dando un paseo hasta la salida. Hacía un poco de viento. Todo estaba bien organizado: el guardarropa, las jaulas de salida e incluso unos meódromos (que suelen poner en las maratones extranjeras pero que nunca he visto en España) en los que pueden aliviarse 12 o 14 varones a la vez, al aire libre y que vienen bien para no tener que regar las calles. Allí nos vimos todos otra vez incluido el desaparecido javierAf que hizo conmigo los primeros km.
La maratón discurría 7 km dentro de la ciudad, pero jorobados porque casi todos eran de adoquines, luego ibas por un margen del río Moldava hasta el km 25 y volvías por el mismo sitio hasta la meta con otros 2 km de pavés al final. El paso por el puente de Carlos era impresionante. Había avituallamientos de agua, isotónicos y esponjas cada 2,5 km aproximadamente.
La llegada estaba también muy bien organizada, con medalla y otra camiseta muy bonita. Había poco público salvo en algunos sitios emblemáticos. Todos lo españoles me animaban por mi nombre, incluida mi santa y Piedad que estaban al pie del cañón para hacer esa foto que nunca sale del todo bien.
Hice 3:08 brutos intentado no sufrir demasiado por las maratones tan cercanas en el tiempo que he corrido en los últimos días, aún así hubo momentos en los que las pasé canutas.
Parece que la gente no hizo buenas marcas en general.
Comida, paseo, cerveza y un concierto muy bonito de música clásica por la tarde cerraron el día.
En resumen todo fabuloso y acabo ya para dejar algo a los demás.
Un saludo
 
Esta entrada fue publicada en Maratones en Europa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s